Del 8 de septiembre al 5 de octubre, la experiencia intercongregacional organizada por el grupo “Tutti Fratelli” reunió a 60 religiosos, de 35 países y pertenecientes a 14 Congregaciones diferentes, entre ellos los Hermanos Gerardo Matamoros y Raja de los Hermanos de la Sagrada Familia.

En la Casa General de los Hermanos La Salle en Roma, se llevó a cabo el curso de formación sobre intercongregacional organizado por el grupo “Tutti Fratelli”. El hilo conductor de las reuniones de este encuentro han sido: reflexionar sobre la identidad y la misión del religioso Hermano, compartir ideas y experiencias.

El acto del día 4 de octubre cerró estas cuatro semanas llenas de contribuciones y testimonios. Contó con la asistencia de 5 Superiores Generales, H. Juan Kallarackal, de los Hermanos de San Gabriel, H. Ernesto Sánchez de los Hermanos Maristas, H. Robert Schieler de los Hermanos de las Escuelas Cristianas – La Salle, H. Javier Hernando de los Hermanos de la Sagrada Familia y H. René Stockman de los Hermanos de la Caridad.

Los objetivos

Son cinco los objetivos que han implicado a los Hermanos en las últimas semanas. En primer lugar, se propuso crear un espacio de intercongregacionalidad entre las diversas familias religiosas, ofreciendo al mismo tiempo una plataforma para la formación permanente. Además, se proporcionó a los participantes las herramientas necesarias para efectuar cambios positivos dentro de las comunidades y profundizar el documento de “Identidad y Misión del Hermano Religioso”. Por último, pero no menos importante: la reunión fue una valiosa oportunidad para fortalecer los lazos del Grupo con sus Hermanos en otras latitudes.

Los temas abordados

“Durante la primera semana – explica Cristóbal Calzado de los Hermanos del Sagrado Corazón – nos centramos en la identidad y la misión del religioso Hermano, compartiendo experiencias y puntos de vista juntos”. La segunda: sesiones que abordaron el tema de una nueva espiritualidad para el Hermano, “una espiritualidad mucho más apostólica y contemplativa, que consiga integrar la vida y la dimensión ecológica”, explica Calzado. El liderazgo comunitario, el discernimiento y el acompañamiento de los Hermanos fueron en cambio las ideas de la tercera semana, mientras que la última semana se propuso abordar los desafíos actuales para el Hermano.

Los desafíos actuales

“Hay muchos desafíos que se están abriendo en el horizonte para los Hermanos: desde ayudar a los niños y las personas vulnerables a la cultura vocacional, de la secularización a la interculturalidad”, dice Cristóbal Calzado. En particular, estas mismas cuestiones son cruciales y decisivas en el mundo en el que vivimos. Un mundo cada vez más conectado e interconectado gracias al uso de dispositivos tecnológicos que nos permiten llegar a todos los rincones del planeta. Por lo tanto, el desafío para los religiosos Hermanos es ser un punto de referencia dentro de una realidad tan compleja y en constante llegar a ser.

Una experiencia de fraternidad

La intención del encuentro entre las diferentes congregaciones es profundizar la identidad compartida, ofreciendo ideas que puedan ayudar a crecer en el camino vocacional de cada una. “El elemento más importante”, concluye Cristóbal Calzado, “es ser hermanos y hermanas; la conciencia de ser hermanos porque Jesús nos ha hecho tal. Esta fraternidad es lo que queremos comunicar a las personas que nos rodean. Esta fraternidad es el mensaje del Evangelio que queremos transmitir”.

Per: Chiara Colotti – Città del Vaticano