Al Vicepostulador para América latina, a

los Animadores provinciales ,

de la Causa de Beatificación del Hermano Gabriel Taborin. 

Y, para su conocimiento,  

a los Superiores Provinciales. 

Al término de este mes de mayo de 2005, con la mirada puesta en la Virgen y, en el corazón, el recuerdo de la tierna devoción que el Hermano Gabriel tuvo hacia nuestra buena Madre celeste, os escribo esta carta para saludaros y examinar conjuntamente algunos momentos importantes de este mes de mayo y prever su repercusión sobre el trabajo específico que se nos ha encomendado.

En los primeros días del mes se comunicó que el Santo Padre, por un motivo teológico, decidió modificar el ritual y la fórmula de la Beatificación, para diferenciarla del rito de la Canonización.

El día 9 la Congregación para las Causas de los Santos, a través de su Prefecto, Card. José Saraiva Martins, y de su Secretario, mons. Edward Novak, anunció que, a petición del Em. Rev. Sr. Cardenal Camilo Ruini, “el Sumo Pontífice Benedicto XVI, consideradas las peculiares circunstancias expuestas, había dispensado del tiempo de 5 años de espera después de la muerte del Siervo de Dios, Juan Pablo II, y por lo tanto, el proceso de la causa de  su Beatificación y Canonización se abría”. Y el día 13, memoria litúrgica de la Virgen de Fátima, en su primer encuentro con los sacerdotes y diáconos de la diócesis de Roma, reunidos en San Juan de Letrán, el Papa anunciaba ese comienzo.  Y luego, como sabéis, el sábado el 14 de mayo de 2005, por la tarde, tuvieron lugar las primeras beatificaciones del Pontificado de Benedicto XVI.

Creo interesante volver al desarrollo de lo expuesto.  Por encargo de Benedicto XVI, en la Basílica vaticana, a las 17, 00 h., el Cardinal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, presidió la celebración eucarística en el altar de la Cátedra. Estaban presentes 2 arzobispos y algunos obispos…

En la ceremonia introductoria, los Pastores de las dos diócesis a las que pertenecían  las Siervas de Dios que iban a ser beatificadas, se acercaron al Cardenal solicitando que procediera a su beatificación, leyendo algunas breves notas biográficas; con ellos estaban los Postuladores respectivos. El Cardenal dio lectura a la Carta Apostólica con la que Benedicto XVI inscribía las dos Siervas de Dios en el registro de los Beatos e indicaba las fechas para la celebración de sus fiestas litúrgicas.

En ese momento, en las logias de la Verónica y de Santa Elena se descubrían los tapices con los retratos de las dos Beatas. [Los que conocen el interior de San Pedro, saben que, por desgracia, los dos tapices no eran visibles para una buena parte de la asamblea presente.] Mientras tanto, los representantes de la Postulación colocaban las reliquias de las nuevas Beatas junto al altar. Siguió la liturgia de la palabra y la oración de los fieles.

Las ofrendas del ofertorio (adornos para el altar, casulla, dalmática, etc). fueron llevadas por los representantes de la Postulación   El rito litúrgico fue fiel al Oficio propio de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice… Los cantos fueron ejecutados por el coro de la Capilla Sixtina. Sólo al final intervino una coral hawaiana de 40 voces.

En la mañana del lunes, día 16 de mayo, en el aula Pablo VI, el Papa recibía en audiencia a los 2500 peregrinos llegados a Roma para esa circunstancia de la Beatificación.  El Osservatore Romano del sábado, 14 de mayo, al dar la noticia, insertaba, además, una reseña de las dos Beatas (tabloid).  La noticia aparecería ampliada en el Osservatore Romano del lunes/martes 16/17.

Precisamente, teniendo en cuenta este “cambio de ceremonial” tan importante, el Presidente de los Postuladores, Padre Pablo Molinari, jesuita, convocó el 26 de mayo de 2005, a las 16,30 h., a todos los Postuladores para informarles de algunos aspectos tanto conmemorativo-pastorales como también económicos. Podéis comprender que, dada la importancia de los puntos del orden del día, los asistentes fueron numerosos.

El padre Molinari comenzó su intervención destacando la intención de Benedicto XVI de dar un mayor valor teológico y pastoral al rito de la Canonización y distinguirlo, por tanto, del de la Beatificación.  En otras palabras, esto quiere decir, que, salvo raras excepciones (y serán pocas), de contadas figuras de gran interés mundial, Su Santidad Benedicto XVI no celebrará más personalmente las ceremonias de las Beatificaciones, y se reservará presidir únicamente las de las Canonizaciones.

El rito de las Beatificaciones seguirá lo que se hacía antes de la reforma de Pablo VI en el 1971. El Papa delegará a un Obispo o a un Cardenal, y el ritual se desarrollará, probablemente, en la Basílica vaticana, en el altar de la cátedra.

Con este cambio se quiere subrayar la importancia del hecho que el nuevo Beato pertenezca a una determinada iglesia local. Por ello, cabe la posibilidad que la Beatificación pueda tener lugar en la diócesis a la que perteneció.

No se trata, por lo tanto, de una novedad excepcional, sino que se reanuda una norma plurisecular, iniciada en el 1662 por Alejandro VII, y que estuvo en vigor hasta el 1971.

Esta “reducción” de la Beatificación lleva consigo, como podéis comprender, una reorganización de muchos aspectos y trabajos que se introdujeron en las últimas ceremonias de  Beatificación.

El objetivo de la reunión del 26 de mayo de 2005 fue precisamente el hacer llegar a las Autoridades competentes las sugerencias y observaciones de los Postuladores. El Colegio de Postuladores, al proponer sus sugerencias tuvo en cuenta la ceremonia de la Beatificación que en la actualidad se llevaba a cabo en Roma, muy respetuosa de las normas establecidas, y las posibles Beatificaciones en las diócesis.

Se habló de:
– El estandarte: aunque se prevén  inconvenientes, se cree positivo mantenerlo, tanto en Roma como en la diócesis, pero de la forma más conveniente.
– El cuadernillo: impreso por la Tipografía vaticana es carísimo. Se comentó el mantenerlo en las condiciones actuales visto que quizás no se puede hacer de otra manera. Que se repartan los gastos entre las causas y no por presencias. En las diócesis se tendrá que respetar la realidad local, incluso pobreza. También se tendrá muy en cuenta el estilo litúrgico y los elementos que son esenciales (libertad al Obispo y al Postulador).  
– Cantos
: Conocida la fecha, se indicarán enseguida los cantos para su preparación y mayor participación. Serán cantos conocidos en muchos países. En Roma será necesario colaborar con el Centro pontificio, no parece necesaria la intervención de la coral de la Capilla Sixtina.
– Santa Misa: si es en San Pedro se tiene que seguir el rito establecido; en la Diócesis será menos vinculante
– Cantos litúrgicos
: en San Pedro: Kyie, Gloria… en latín; en la diócesis, cantos locales.
– Ritual de la Beatificación:
a) la presentación del Beato formulada por el Postulador,
b) la petición hecha por el Obispo,
c) la fórmula de la Beatificación la proclamará el Prefecto o su encargado, o el Presidente de la Conferencia Episcopal,…
– Homilía: hecha por el Obispo de la diócesis,
– Procesión para el ofertorio: también en Roma no se mira tanto si las ofrendas son de valor, sino si son  significativas y útiles, por lo tanto, simples y litúrgicas…
– Reliquia: visto que a veces yace olvidada en…, presentarla y luego reclamarla para la Canonización.
Si la Beatificación tiene lugar en la diócesis, será la diócesis en responsabilizarse, al menos en parte…

El mes de mayo también ha sido significativo por otras iniciativas:
Para la novena del mes de mayo, el Hermano Teodoro, en nombre del Centro de Espiritualidad, compuso una oración para la novena para pedir la Beatificación. Probablemente presentará otras en los meses futuros.
A este propósito, por el aspecto importante de “no culto”, he hecho notar, y lo repito aquí, que las oraciones sin la aprobación eclesiástica, (que se puede pedir), no pueden ser puestas en público. Su uso es privado, entre nosotros.

La página web del Instituto publicó un 2° artículo del Hermano Animador de Uruguay, José Mario Dipacce: El ORATORIO de la Comunidad, en las huellas del Fundador . -Reflexiones en el Año de la Eucaristía.

Los días el 21-22 de mayo de 2005 en Montevideo se tuvo el encuentro de los Animadores de la Causa del Hermano Gabriel del Cono Sur. Estuvieron presentes el Vicepostulador, H. Mario Fierro, y los Animadores provinciales: H. José Mario Dipacce, por el Uruguay, y H. Ernani Welter, por el Brasil.

Después de una primera reflexión sobre la misión del animador: hacer conocer, querer e invocar a un Fundador, un padre, un amigo de Dios, que merece una atención especial (carta del 14 de abril), fueron tomado en consideración algunos puntos prácticos que figuran en dicho escrito:
–         Cómo implicar más a los Hermanos ancianos y enfermos en este clima de “Beatificación.”
–         Implicar más a los Hermanos  con cualidades literarias, artísticas… En particular, se habló del H. Edgardo Campos para pequeños “stickers”,…
–         Cómo representantes del Cono Sur de la América latina ven conveniente colaborar con los Animadores del Ecuador y México. Y si no han sido nombrados todavía, piden a los Consejos provinciales que lo hagan lo más pronto posible.
–         Una breve información fue dada sobre el “Summarium super miro”e sobre el “Fattispecie cronológico.” que están  desarrollando en Roma.
–         Se hizo mención de una presunta curación milagrosa en Tijuana. (A este respecto, ya que en Roma estamos llevando adelante el “presunto milagro Cifuentes” con muchas posibilidades de salir adelante, se ha sugerido al H. Santiago Bonardi que sigue el caso, que continúe recogiendo, por ahora, documentación, testimonios, etc. pero no pensar en introducir el caso en un proceso diocesano).

En el encuentro que tuvieron después con los Superiores provinciales, los Animadores pieron que sean nombrados algunos miembros laicos, sobre todo de las Fraternidades Nazarena, para que colaboren con el Animador provincial de la Causa.

Para los años que no se tiene el “Encuentro con el Hermano Gabriel”, se pidió que cada Provincia organice algo propio.

Los Animadores del Cono Sur se ofrecen a colaborar, en la medida de sus posibilidades y capacidad, con el Centro de Espiritualidad, para elaborar y organizar cursos a distancia sobre el Hermano Gabriel Taborin y sobre el carisma, en general.

Se hizo una mención  al encuentro con el Consejo General, tenido en enero de 2005 en Montevideo, deteniéndose sobre el Plan de Animación de la Causa [Plan que fue distribuido a todos los Animadores de la Causa y a los Superiores provinciales, y se estudia cómo puede hacerlo llegar a todo el Instituto.]

Noticia: Del 2 al 5 de junio, 24 jóvenes del Colegio Sacra Famiglia de Turín, de San Remigio y de Villa Brea, participarán en un encuentro de “tres días” en Belley, y , bajo la guía del H. Teodoro, recorrerán el camino taboriniano.

Agradeciéndoos el amor e interés que cada uno de vosotros pone en la Causa de Beatificación del Fundador y que se manifiesta de tantas maneras, pido la protección de nuestros Patronos Jesús, María y José, sobre cada uno de vosotros
Fraternamente, os saluda.

Fratel Carlo Ivaldi

Roma, 22 mayo de 2005