Del 4 al 14 de julio, 113 peregrinos de la Familia Sa-Fa de España e Italia, de Bachillerato y primero de Universidad, tomaron sus mochilas para recorrer los 156 km que separan Abadin (Lugo) de Santiago de Compostela.

Como peregrinos, el camino exterior es signo de un camino interior que solo Dios conoce, recorre con nosotros y acompaña. Con el éxodo como telón de fondo, Dios nos propone un itinerario en el que experimentar su salvación, su providencia, su Alianza, su misericordia. Experimentamos una llamada a abandonar nuestras seguridades y afianzar nuestra confianza, atisbamos una vocación al seguimiento imagen de esas flechas amarillas qué pasó a paso nos abren caminos, e intuimos que se nos convoca no solo a cada uno, sino también como comunidad y familia que avanza de la mano de un Dios que vive en medio de su pueblo.

La vida es como un camino en el que Dios se nos hace encontradizo. Buen camino Familia SaFa!