El resucitado se ha hecho presente en la Pascua de Valladolid durante todo el Triduo Pascual, donde han participado 45 jóvenes de los grupos de confirmación y 13 Hermanos y catequistas.

Se han vivido momentos intensos llenos de oración compartida y en soledad, vida hecha experiencia en los grupos, recuerdo a María madre y luz intensa del fuego que regala la Vida para darla.

El lema de este año ha sido: Moriste por mí, viviré por ti. Cristo ha sido el centro de estos cuatro días, a quien se ha acompañado en cada uno de sus pasos de la muerte a la vida. Una nueva presencia que se hace alegría, fuerza y amor para la vida de cada día.