Vamos a fijarnos durante esta novena en algunas expresiones del Evangelio en las que una persona determinada o un grupos más o menos bien definido presentan a Jesús a otras personas para que las cure o situaciones en las que se requiere su intervención. También nosotros estamos llamados, durante la novena al Fundador de cada mes, a ejercer ese mismo acto de caridad, el de presentar a otros al Señor para que intervenga en sus vidas o en situaciones difíciles. “Interceder, pedir en favor de otro, es, desde Abraham lo propio de un corazón conforme a la misericordia de Dios. En el tiempo de la Iglesia, la intercesión cristiana participa de la de Cristo: es la expresión de la comunión de los santos” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2635).

 Día 16: “Al entrar Jesús en Cafarnaúm, un centurión se le acercó rogándole6«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Mt 8, 5-6

Oración para todos los días.

Dios Padre nuestro,

que has suscitado en la Iglesia al Venerable Hermano Gabriel Taborin

para promover la educación cristiana, la catequesis y la animación litúrgica,

concédenos que, compartiendo su carisma,

sepamos cumplir hoy nuestra misión con la fuerza de tu Espíritu.

Y, si es tu voluntad, haz que sea inscrito en el número de los santos,

concediéndonos por su intercesión la gracia que necesitamos…

(mencionar los nombres de las personas por las que se desea rezar)

Te lo pedimos insistentemente por nuestro Señor Jesucristo. Amén

Día 17: Las hermanas (de Lázaro) le mandaron recado a Jesús diciendo: «Señor, el que tú amas está enfermo». Jn 11,3

Oración para todos los días.

Día 18: “La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella.” Mc 1,30

Oración para todos los días.

Día 19: “Y vinieron trayéndole un paralítico llevado entre cuatro; y, como no podían presentárselo por el gentío, levantaron la techumbre encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico.” Mc 2,3

Oración para todos los días.

Día 20: “Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, 23rogándole con insistencia: «Mi niña está en las últimas; ven, impón las manos sobre ella, para que se cure y viva». Mc 5, 22-23

Oración para todos los días.

Día 21: “En los pueblos, ciudades o aldeas donde llegaba colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejase tocar al menos la orla de su manto” Mc 6,56

Oración para todos los días.

Día 22: “Se levantó una fuerte tempestad y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba en la popa, dormido sobre un cabezal. Lo despertaron, diciéndole: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?». Mc 4,37-38

Oración para todos los días.

Día 23: Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies y él los curaba.” Mt 15, 30

Oración para todos los días.

Día 24: “Cuando volvieron a donde estaba la gente, se acercó a Jesús un hombre que, de rodillas, le dijo: «Señor, ten compasión de mi hijo que es lunático y sufre mucho: muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos y no han sido capaces de curarlo». Mt 17, 14-16

Oración para todos los días.