Considero que las “Circulares a los Hermanos de la Sagrada Familia” que nuestro Fundador enviaba cada año son la mejor producción literaria del Hermano Gabriel: su alma, sus impulsos apostólicos, sus deseos más apremiantes para el bien de la Congregación y de sus Hermanos aparecen en ellas con una claridad y fuerza conmovedoras. He recogido una serie de frases, algunas bien conocidas entre nosotros, para acompañar nuestra reflexión y oración pidiendo su beatificación durante este mes de julio de 2021. Algunos de los “extractos” son un poco largos; esto depende del texto: si se hubiera mutilado, no mostraría toda su belleza. Espero que los textos elegidos sean para vosotros, Hermanos, un momento de serena meditación durante el periodo estival (o invernal para los del hemisferio sur) (Hno. Delio).

Día 16

Queridos Hermanos, que cada uno ponga en práctica los medios de que dispone y viva cuidadosamente los dos lemas del buen religioso de la Sagrada Familia: estado de gracia, humildad y oración,. Dios, mi Regla y mi Superior. De este modo podréis pasar santamente este año y regresar con alegría a vuestra casa tan querida, llenos de méritos y buenas obras para renovar vuestras fuerzas.

Oración para cada día
Dios Padre nuestro, que has suscitado en la Iglesia al Venerable Hermano Gabriel Taborin
para promover la educación cristiana, la catequesis y la animación litúrgica,
concédenos que, compartiendo su carisma,
sepamos cumplir hoy nuestra misión para bien de la familia y de la sociedad
con la fuerza de tu Espíritu.
Y, si es tu voluntad, haz que sea inscrito en el número de los santos,
concediéndonos por su intercesión la gracia que necesitamos…
(mencionar los nombres de las personas por las que se desea rezar)
Te lo pedimos insistentemente por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Día 17

Pero acaso podríais decir: nuestra profesión no tiene ningún atractivo según el mundo; de ella no podemos esperar ninguna fortuna ni conseguir fama alguna; nos tocará pasar toda la vida en un trabajo monótono, ser frecuentemente objeto de crítica e ingratitud, en lugar de agradecimiento, estar siempre sometidos a la obediencia, no tener nada propio, morir a los propios gustos y a la voluntad personal, vivir en el mundo sin participar en sus gozos y, finalmente, agotarse en sacrificios y trabajos, apenas tenidos en cuenta por quienes se benefician de ellos. Todo eso es cierto, no obstante, nos servirá de estímulo pensar que Dios quiere que trabajemos. Su divino Hijo y los santos nos dan ejemplo de ello.

Oración para cada día

Día 18

Debéis estar persuadidos, queridos Hermanos, que el religioso más feliz es aquél que sólo posee la gracia y amistad de Dios. Por lo demás, la divina Providencia, vuestra Congregación y las gentes de bien se encargarán de lo que necesitéis y nunca echaréis de menos las cosas que os hagan falta. El mundo lleva a quienes están animados por su espíritu a amar y valorar las cosas terrenas, como el oro, la plata y la magnificencia… ¡pero qué son todos estos falsos bienes! Para juzgar su valor de manera acertada, basta acercarse al lecho de muerte de un  rico.

Oración para cada día

Día 19

Toda la vida del religioso es una oración continua, cuando todos los movimientos de su corazón están orientados hacia Dios y, cuando su voluntad, pura y recta, sólo obra por él. Unido al Señor, acumula méritos incesantemente; de este modo atrae sobre sí mismo, sobre los pueblos y monarcas los favores del cielo. Os invito, queridos Hermanos, a practicar juntos este piadoso apostolado. ¡Cuánto puede ante Dios la oración del justo! Con ella es posible evitar enormes males, realizar cosas importantes, moverle a Dios a ser misericordioso, abrir el tesoro de las gracias y la puerta del cielo.

Oración para cada día

 Día 20

Si es cierto, queridos Hermanos, que “allí donde tengáis vuestro tesoro, tendréis el corazón” (Mt. 6,21), el corazón de un cristiano y especialmente el de un religioso de la Sagrada Familia debería estar a menudo, mejor dicho, siempre, bajo el humilde techo de Nazaret, en medio de esta augusta Familia que reúne en sí todas las virtudes divinas y humanas.

Oración para cada día

Día 21

Sí, queridos Hermanos, nuestra Comunidad es vuestro tesoro, no debéis perderlo con irregularidades o infidelidades… Al contrario, debéis conservar ese tesoro con mucho cuidado. Dios os impone ese deber. Y podéis mantener vuestra Comunidad, queridos Hermanos, con vuestras oraciones, vuestras santas comuniones, vuestra buena conducta, con la fama de vuestras virtudes y la enseñanza que dais a la juventud, como también consiguiéndoles candidatos según el corazón de Dios. Debéis también mantenerla con el producto de vuestros piadosos trabajos, que no debéis apropiaros como si fuera vuestro ni tampoco malgastar en cosas inútiles. Este es uno de los compromisos sagrados que habéis contraído al hacer la profesión al pie del altar…Mirad, queridos Hermanos, cómo podéis mantener y aumentar el tesoro que habéis recibido en herencia. Apreciadlo como vuestra propia vida, pues un día os llevará a conseguir los tesoros del cielo.

Oración para cada día

Día 22

Queridos Hermanos, nos gusta recordaros que, desde nuestra más tierna infancia, Dios nos concedió la gracia de apreciar mucho el canto divino y las ceremonias de la Iglesia. La música sagrada nos produjo con frecuencia el mismo efecto que a san Agustín: cuando la oía en la catedral de Milán, rompía a llorar y su alma se elevaba a Dios. Queridos Hermanos, os recomiendo que os perfeccionéis cada día más en el canto. Enseñádselo a los jóvenes para que puedan entonar desde el atril las alabanzas de Dios, edificar a los fieles y atraerlos a que asistan a los oficios divinos en las parroquias donde trabajáis.

Oración para cada día

Día 23

El Señor os llama por medio de nosotros al retiro, queridos Hermanos. Venid, pues, con religiosa diligencia; venid con fe y totalmente despreocupados de las cosas de este mundo, para no ocuparos más que de las cosas que miran a vuestra salvación, la cual en otros tiempos tantos santos iban a buscar en la soledad. Venid a meditar las grandezas de Dios, a anonadaros a sus pies y a llorar vuestras faltas. Decid como san Agustín: “Dios mío, que te conozca para que te ame; el conocimiento de tus grandezas suscitará, animará e inflamará todos mis sentimientos”. San Vicente de Paúl dijo que un retiro bien hecho es una renovación total. El que lo hace como se debe, pasa a un nuevo estado; ya no es el que era antes, es otro hombre.

Oración para cada día

Día 24

Consideramos la capilla de la Casa Madre como la piedra fundamental, sin la cual el edificio de nuestra Asociación se derrumbaría. Efectivamente, queridos Hermanos, en este lugar bendito reside noche y día Jesucristo, soberano Señor del cielo y de la tierra y nos fortalece con los sacramentos de la penitencia y la eucaristía. A él le dirigimos aquí nuestras humildes oraciones y frecuentemente vamos a pedirle que bendiga y proteja a nuestra Asociación, la preserve de las manos de sus enemigos y nos conceda las gracias y luces que necesitamos… Impulsado espontáneamente por su generoso corazón de Obispo y de padre, Mons. Chalandon ha contribuido al esplendor de nuestra capilla no menos que el venerable Cura de Ars.