En el mes de junio estamos celebrando cuatro solemnidades, entre ellas la del Sagrado Corazón de Jesús. En todas las lenguas, en todas las épocas, el corazón es considerado como el símbolo natural de amor y de afecto, y representa la totalidad de la persona. ¡Qué símbolo más natural y expresivo del amor inmenso de Jesús es su Corazón! En la carta circular escrita el 6 de enero de 1878 por el Hermano Amadeo, trata de la relación entre la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y la espiritualidad de nuestra Congregación. Escribía: “La devoción al Corazón de Jesús comenzó en el seno de la Sagrada Familia: María y José fueron los primeros en rendirle adoración, amor y acción de gracias”.  En esta novena rezaremos y meditaremos sobre cómo María y José mostraron su amor al Corazón de Jesús.

Día 16: La devoción de María al Corazón de Jesús a través de la obediencia. A pesar de estar turbada por las palabras del ángel, la respuesta de María muestra un gran amor al Hijo de Dios y gran fidelidad. Ella no tuvo miedo de expresar sus objeciones, pero al final, mostró su entrega generosa a través de la obediencia.

Oración para cada día

Dios Padre nuestro, que has suscitado en la Iglesia al Venerable Hermano Gabriel Taborin
para promover la educación cristiana, la catequesis y la animación litúrgica,
concédenos que, compartiendo su carisma,
sepamos cumplir hoy nuestra misión
para bien de la familia y de la sociedad
con la fuerza de tu Espíritu.
Y, si es tu voluntad, haz que sea inscrito en el número de los santos,
concediéndonos por su intercesión la gracia que necesitamos…
(mencionar los nombres de las personas por las que se desea rezar)
Te lo pedimos insistentemente por nuestro Señor Jesucristo. Amén

Día 17: La devoción de José al Corazón de Jesús por la obediencia. El embarazo de María lo perturbó mucho. Su primera reacción fue romper el compromiso. No quería causarle vergüenza. Por eso, decidió actuar en silencio. Pero la intervención del Ángel de Dios le hizo comprender la voluntad de Dios. A pesar de la humillación pública a la que se enfrentaría, eligió la obediencia por el amor y la fe que tenía en Dios. Mostró su entrega a través de la obediencia.

Oración para cada día

Día 18: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través de la castidad. Conocemos muchos textos sobre la virginidad de María y hay muchos estudios sobre ese tema, ¿qué decir sobre la virginidad de José? Oigamos las hermosas y sublimes palabras de San Bernardino de Siena: “¿Cómo puede una mente discreta pensar que el Espíritu Santo hubiera unido con tal unión un alma cualquiera al alma de la Virgen, a no ser que fuera la más parecida a ella en la práctica de la virtud? Por ello creo que José, este santísimo varón, fue purísimo en la virginidad, profundísimo en la humildad, ardentísimo en la caridad, altísimo en la contemplación y solícito en todo con su esposa.” En su la relación recíproca José y María mostraron su devoción a través de la castidad.

Oración para cada día

Día 19: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través de la pobreza. San José era sólo un pobre carpintero, y María eligió casarse con él por amor a la pobreza. Está muy claro que María y José eran pobres. Vemos que en la presentación en el templo no ofrecieron un cordero, que era la ofrenda prescrita en el Levítico: “Por un hijo traerás un cordero” (Lev. 12:6), para los que podían permitírselo, sino que ofrecieron dos tórtolas, o dos pichones, que era la oblación prescrita para los pobres. María y José mostraron su devoción a través de la pobreza.

Oración para cada día

Día 20: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través de la fe. Sin duda, las cualidades de liderazgo de María y José, como la confianza, la sensibilidad, la voluntad, la honestidad y la rectitud, les hicieron poner su confianza en Dios. No siempre conocían todos los detalles, pero actuaron con fe sabiendo que Dios les llevaría al siguiente paso. Mostraron su devoción a través de la fe.

Oración para cada día

Día 21: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través de la prudencia. La prudencia es la virtud que les permitió considerar razonablemente sus opciones y elegir la acción correcta a la luz de la fe. Esto es lo que ocurrió en la Anunciación. Ella… reflexionó, se preguntó, hizo preguntas y dio su consentimiento. Gracias a la prudencia, San José pudo aceptar lo que el Ángel le dijo en sueños varias veces. A través de la prudencia pudieron hacer la voluntad de Dios en todas las circunstancias. Mostraron su devoción a través de la prudencia.

Oración para cada día

Día 22: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través del sufrimiento. Cuando Simeón profetizó en la presentación de Jesús en el templo sobre el sufrimiento de María en el futuro, ella comprendería lo que le sucedería, y aun así eligió incluir el sufrimiento. Cuanto mayor es la bendición, mayor es el sufrimiento asociado. No hay mayor bendición que Jesús y María para José. Los dos fueron las mayores bendiciones de José, pero también asociado a estas bendiciones hubo increíbles sufrimientos. Él sufrió porque los amaba de verdad. Ellos mostraron su devoción a través del sufrimiento.

Oración para cada día:

Día 23: La devoción de María y José al Corazón de Jesús a través del silencio. En ninguna parte de la Biblia escuchamos una palabra del gran San José. María a veces también guardó silencio, como se indica en el episodio de la pérdida de Jesús en el templo. Ella guardó silencio ante la respuesta de Jesús en el templo. Este silencio les ayudó a escuchar la voz de Dios y a entender la voluntad de Dios; además, les ayudó a entender a Jesús y sus sentimientos. Así, mostraron su devoción a través del silencio.

Oración para cada día

Día 24: La devoción del Hermano Gabriel al Corazón de Jesús. El Hermano Gabriel mostró el poder de la fe pura a través de las virtudes mencionadas en María y José. (obediencia, castidad, pobreza, fe, prudencia, sufrimiento y silencio). Consideremos sus logros, lo mucho que hizo por la pequeña Congregación de los Hermanos de la Sagrada Familia. A través de su ejemplo podemos hacer con nuestras vidas diciendo de todo corazón: “Soy tu siervo, Señor” como dijeron María, José y el Hno. Gabriel. María, José y el Hno. Gabriel Gabriel mostraron su devoción al Corazón de Jesús amándolo y sirviéndolo de todo corazón.

Oración para cada día