Novena para pedir la Beatificación del Fundador-Febrero 2021

Los textos de motivación para la Novena de este mes están tomados de las opiniones del Ponente de la Causa de Beatificación del H. Gabriel, el cardenal, Andrés Jullien, y de los dos Censores nombrados por él para analizar los escritos atribuidos al Siervo de Dios H. Gabriel Taborin. Están fechadas en 1962.

Día 16

El Santo Padre, habiéndose dignado confiarme el cargo de la Causa de Beatificación de su Fundador, el H. Gabriel Taborin, cumpliré con el mayor cuidado, esté seguro, los deberes que ello conlleva.

Una gran parte de esta Causa les corresponde a ustedes, por cierto. Para una Congregación, la la Beatificación de su Fundador es una gran gracia y debe merecerla por una oración constante, así como, por un fervor creciente en el cumplimiento de la misión que la Iglesia le ha confiado y por una generosa fidelidad al progreso en el espíritu dado por el Fundador a su Instituto. Le deseo de todo corazón que obtenga de Dios el feliz resultado de la Causa del H. Taborin. (Card. Jullien). (19-4-1960).

Oración para todos los días.

Dios Padre nuestro, que has suscitado en la Iglesia al Venerable Hermano Gabriel Taborin para promover la educación cristiana, la catequesis y la animación litúrgica, concédenos que, compartiendo su carisma, sepamos cumplir hoy nuestra misión para bien de la familia y de la sociedad con la fuerza de tu Espíritu. Y, si es tu voluntad, haz que sea inscrito en el número de los santos, concediéndonos por su intercesión la gracia que necesitamos… (mencionar los nombres de las personas por las que se desea rezar) Te lo pedimos insistentemente por nuestro Señor Jesucristo. Amén

Día 17

Cualquiera que sea el destinatario o el tema, estas cartas manifiestan su vocación religiosa, vocación en línea recta. Ya sea en 1835 o en 1863, escribe con la misma alma, el mismo pensamiento, el mismo corazón, la misma bondad, el mismo celo, la misma exactitud. Desde su adolescencia se preocupó por la educación de la juventud para ayudar a la salvación de las almas y el bien de la sociedad. En él, la llamada de Dios a este apostolado nunca fue silenciosa y le estimuló constantemente, como lo fue la evidencia de la ayuda providencial que reconoció con acción de gracias.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 18

Al final de una carta de súplica, la única en la que muestra amargura, para obtener de Mons. Devie el capellán que quería para su Casa Madre y el Noviciado, como disculpa, se describió a sí mismo: ”Tengo mi pequeño orgullo y mis malos momentos, pero soy consciente de que mis intenciones son buenas y solo tienden al bien. A veces me faltan las formas, pero hay que tener consideración con un pobre Hermano que solo ha estudiado un mal cuarto curso y que siempre ha sido un tosco campesino”. Pero, lo repito, bajo esta cáscara, hay rectitud y ganas de obrar bien. Esta sencillez, que es virtud, atrae a los humildes, de ahí el número de postulantes y novicios que recruta. Desde su primer intento supo rodearse de compañeros de apostolado, sin desanimarse por su poca perseverancia.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 19

Perdonar es una de sus virtudes. “Toda mi vida he sentido inclinación por la misericordia”. Siempre es paternalmente afectuoso con sus religiosos. Si son culpables o desfallecen, los reprende con severidad desde el comienzo de la carta, pero al final: “No tome a mal nada de lo que le he dicho en esta carta: está dictada por el sentimiento del deber; usted encuentra en ella la justicia y la verdad”. Se consuela a sí mismo: “Dios nos tendrá en cuenta nuestra paciencia y nuestra caridad”. ¡Ay!, veo al hombre en todo y, cuando pienso que debo dirigir un cierto número, me asustode ser yo también hombre”.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 20

Jesús, María y José están en el centro de sus devociones. Funda el Instituto bajo la advocación de la Sagrada Familia ya que estima que representa bien el espíritu de su apostolado. La Misa especial de la Sagrada Familia, cuya concesión obtiene del Obispo de Belley, solemniza la clausura del retiro anual y la ceremonia de toma de hábito y la renovación de votos. Nada le parece suficiente grandioso para esta fiesta de su familia. La Archicofradía en honor de sta. Ana establecida en su parroquia natal pone el culmen a sus proyectos religiosos.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 21

El H. Gabriel tuvo la inspiración de promover las virtudes de la perfección cristiana para ayudar a los sacerdotes, catequizando a los niños de la parroquia, decorando los altares para asegurar una liturgia que favorezca la piedad de los fieles, catando bien los oficios y cuidando en la sacristía todo lo que contribuye a la dignidad del culto.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 22

Y logró hasta tal grado lo que esperaba el clero que le llegaron peticiones de Hermanos de toda Farncia; hasta el Santo Cura de Ars fue su amigo y bienhechor.

El humilde ayuda de cámara de un Obispo, por su fidelidad a la gracia de su vocación se elevó al rango de gran servidor de la Iglesia, padre y modelo de una prole llena de vida de servidores de la Iglesia. (Roma, 2 de julio 1962).

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 23

Puedo decir que aparece en él un celo ardiente por la gloria de Dios, una piedad sincera en el ejercicio de la virtud de la religión y un gran entusiasmo por la salvación de las almas. En efecto, funda la Congregación de Hermanos de la Sagrada Familia para responder al deseo de su Obispo, que le invita a promover el culto divino en las parroquias, pues uno de los objetivos de la Congregación es proporcionar sacristanes y chantres para ayudar a los sacerdotes de las parroquias en la celebración de los oficios; otro objetivo es preparar maestros para la educación de los niños en las escuelas parroquiales, y también dedicarse a las obras de caridad con los enfermos e incluso con los enfermos mentales en los hospitales.

Oración: Dios Padre nuestro…

Día 24

Mostró su respeto al Soberano Pontífice, de quien habla siempre con honor; también trata con respeto a los párrocos, a los obispos y a las autoridades civiles.

Es asiduo en la práctica de las virtudes de los votos religiosos; aunque era Superior General de su Instituto, no quería disponer de ninguna cantidad de dinero si no era con la aprobación de su Consejo; en esto brilla su espíritu de pobreza y de obediencia.

Oración: Dios Padre nuestro…