Para motivar esos días de oración por intercesión del Venerable Hermano abril Taborin, tomaremos en consideración algunas expresiones de la Carta sobre San José escrita por el Papa con motivo del 150 aniversario de la proclamación de San José como Patrono de la Iglesia y algunas invocaciones de las Letanías de San José.

16 de marzo
“Al cumplirse ciento cincuenta años de que el beato Pío IX, el 8 de diciembre de 1870, lo declarara como Patrono de la Iglesia Católica, quisiera —como dice Jesús— que “la boca hable de aquello de lo que está lleno el corazón” (cf. Mt 12,34), para compartir con ustedes algunas reflexiones personales sobre esta figura extraordinaria, tan cercana a nuestra condición humana. Este deseo ha crecido durante estos meses de pandemia” (Patris Corde)
 San José, ayuda de la Virgen María. Ruega por nosotros
     San José, que guiaste a Jesús en la huida a Egipto. Ruega por nosotros
     San José, perfecto modelo de obediencia. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.
Dios Padre nuestro, que has suscitado en la Iglesia al Venerable Hermano Gabriel Taborin para promover la educación cristiana, la catequesis y la animación litúrgica, concédenos que, compartiendo su carisma, sepamos cumplir hoy nuestra misión con la fuerza de tu Espíritu. Y, si es tu voluntad, haz que sea inscrito en el número de los santos, concediéndonos por su intercesión la gracia que necesitamos… (mencionar los nombres de las personas por las que se desea rezar) Te lo pedimos insistentemente por nuestro Señor Jesucristo. Amén

17 de marzo
“Por su papel en la historia de la salvación, san José es un padre que siempre ha sido amado por el pueblo cristiano, como lo demuestra el hecho de que se le han dedicado numerosas iglesias en todo el mundo; que muchos institutos religiosos, hermandades y grupos eclesiales se inspiran en su espiritualidad y llevan su nombre”.
San José, que acogiste a Dios peregrino en la tierra. Ruega por nosotros
     San José, perfecto modelo de justicia. Ruega por nosotros
     San José, ejecutor de las órdenes de Dios. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

18 de marzo
“José vio a Jesús progresar día tras día «en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres» (Lc 2,52). Como hizo el Señor con Israel, así él “le enseñó a caminar, y lo tomaba en sus brazos: era para él como el padre que alza a un niño hasta sus mejillas, y se inclina hacia él para darle de comer” (cf. Os 11,3-4). Jesús vio la ternura de Dios en José: «Como un padre siente ternura por sus hijos, así el Señor siente ternura por quienes lo temen» (Sal 103,13).
San José, que alimentaste al Pastor de todos los hombres. Ruega por nosotros
     San José, voz del Verbo silencioso. Ruega por nosotros
     San José, padre del Hijo de Dios. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

19 de marzo
“Así como Dios hizo con María cuando le manifestó su plan de salvación, también a José le reveló sus designios y lo hizo a través de sueños que, en la Biblia, como en todos los pueblos antiguos, eran considerados uno de los medios por los que Dios manifestaba su voluntad”
 San José, a quien fue confiado un tesoro celestial. Ruega por nosotros
     San José, que rescataste al Redentor del mundo. Ruega por nosotros
     San José, que salvaste al Salvador del mundo. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

20 de marzo
“José acogió a María sin poner condiciones previas. Confió en las palabras del ángel. «La nobleza de su corazón le hace supeditar a la caridad lo aprendido por ley; y hoy, en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente, José se presenta como figura de varón respetuoso, delicado que, aun no teniendo toda la información, se decide por la fama, dignidad y vida de María. Y, en su duda de cómo hacer lo mejor, Dios lo ayudó a optar iluminando su juicio»
San José, poderoso protector de los agonizantes. Ruega por nosotros
     San José, esposo de la Virgen María. Ruega por nosotros
     San José, lleno de celo por la salvación de las almas,
Oración para todos los días.

21 de marzo
“Muchas veces, leyendo los “Evangelios de la infancia”, nos preguntamos por qué Dios no intervino directa y claramente. Pero Dios actúa a través de eventos y personas. José era el hombre por medio del cual Dios se ocupó de los comienzos de la historia de la redención. Él era el verdadero “milagro” con el que Dios salvó al Niño y a su madre.”
San José, defensor solícito de Cristo. Ruega por nosotros
     San José, jefe de la Sagrada Familia. Ruega por nosotros
    San José, justísimo. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

22 de marzo
“Un aspecto que caracteriza a san José y que se ha destacado desde la época de la primera Encíclica social, la Rerum novarum de León XIII, es su relación con el trabajo. San José era un carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo.”
San José, prudentísimo. Ruega por nosotros
     San José, fidelísimo. Ruega por nosotros
    San José, modelo de los obreros. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

23 de marzo
“El escritor polaco Jan Dobraczyński, en su libro La sombra del Padre, noveló la vida de san José. Con la imagen evocadora de la sombra define la figura de José, que para Jesús es la sombra del Padre celestial en la tierra: lo auxilia, lo protege, no se aparta jamás de su lado para seguir sus pasos. Pensemos en aquello que Moisés recuerda a Israel: «En el desierto, donde viste cómo el Señor, tu Dios, te cuidaba como un padre cuida a su hijo durante todo el camino» (Dt 1,31). Así José ejercitó la paternidad durante toda su vida. »
San José, amante de la pobreza. Ruega por nosotros
     San José, protector de las familias. Ruega por nosotros
     San José, honor de la vida doméstica. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.

24 de marzo
“San José, esposo de la Santísima Virgen, tiene en el cielo un crédito y poder muy particulares ante nuestro Señor, quien no puede rehusar nada a quien fue su padre adoptivo aquí en la tierra. Se debe recurrir a la intercesión de San José cuando se quiere elegir un estado de vida y para obtener la gracia de una buena muerte: él tuvo la dicha de morir entre los brazos de Jesús y de María.” (Hno. Gabriel, El Ángel conductor de los peregrinos de Ars)
San José, protector de la santa Iglesia. Ruega por nosotros
     San José, Esperanza de los enfermos. Ruega por nosotros
     San José, Consuelo de los necesitados. Ruega por nosotros
Oración para todos los días.