Durante el mes de mayo rezamos con la Virgen María y San José por la beatificación de nuestro Padre Fundador. Los textos que hablan de María están tomados de la meditación del Papa Benedicto XVI sobre María y de las palabras del Hermano Gabriel de su libro “El camino de la santificación”.  “No alabamos suficientemente a Dios si no mencionamos a sus santos, especialmente a la “toda santa” que se convirtió en su morada en la tierra, a María y al castísimo San José que fue llamado padre de su único Hijo.  La luz sencilla y multiforme de Dios se nos presenta en su verdad y riqueza sólo en el rostro de los santos, que son el verdadero espejo de su luz. Precisamente viendo el rostro de María podemos ver, más que por cualquier otro medio, la belleza de Dios, su bondad y su misericordia. Podemos percibir verdaderamente la luz divina en ese rostro” (Benedicto XVI).
Día 1°: “En la hora decisiva de la historia de la humanidad, María ofreció su propia persona a Dios, su cuerpo y su alma como morada. En ella, y a través de ella, el Hijo de Dios asumió la carne. Por ella, el Verbo se hizo carne (Jn 1,14)”.
Palabras de Fundador. “María es la madre de nuestro Salvador, y después de Dios debe ser el objeto de nuestro culto y de nuestra esperanza”.
Oración para cada día de la novena
Señor, Dios eterno, luz sin principio ni fin, que has iluminado a tu siervo, el Hermano Gabriel Taborin, para promover la educación cristiana de la juventud, la asistencia al clero y otras buenas obras. Enséñanos con su ejemplo a contemplar incesantemente tu rostro, a inspirarnos en tu mensaje y a dar incesantemente testimonio de ti, nuestro maestro y bienhechor. Y si es de tu agrado, concédenos su beatificación concediéndonos por su intercesión (expresar nuestras intenciones)  Por Jesucristo nuestro Señor.

Día 2°:  “La actitud de la Santísima Virgen María se muestra emblemáticamente en el icono de la Anunciación: la Virgen recibe el mensaje celestial mientras medita las Sagradas Escrituras”.
Palabras del Fundador: “María todo poderosa ante Jesucristo, y habiéndonos adoptado como a hijos jamás dejará de interesarse ante su Hijo para obtenernos las gracias necesarias a nuestra perseverancia y a nuestra santificación.

Día 3°: “Llena de gracia es el nombre más hermoso de María, el nombre que Dios le dio para indicar que siempre y para siempre ha sido la amada, la elegida, la que fue escogida para recibir el don más precioso, Jesús, “el Amor encarnado de Dios”.
Palabras del Fundador: “Por tanto, honremos y respetemos a María como la más perfecta y la más santa de todas las criaturas, bendecida y elevada por encima de todas las mujeres y que Dios estableció como reina del Cielo y de la tierra.”

Día 4
°: “María es una mujer que ama […] Como creyente que, en la fe, piensa con los pensamientos de Dios y quiere con la voluntad de Dios, no puede dejar de ser una mujer que ama. Sí, María es el fruto y el signo del Amor que Dios nos tiene, de su ternura y misericordia. Por eso, junto con nuestros hermanos en la fe de todo tiempo y lugar, acudimos a ella para nuestras necesidades y ponemos en ella nuestras esperanzas en los acontecimientos felices y dolorosos de la vida. ”
Palabras del Fundador: “Cuando la devoción a la Virgen María es perfecta, produce la imitación de sus virtudes. Los pobres pecadores que aún no alcanzaron ese grado de devoción a María, no deben desesperarse, porque la Iglesia, que llama a María esperanza y refugio de los pecadores, los invita a recurrir a ella con una gran confianza.”

Día 5°: “¿Por qué, entre todas las mujeres, Dios eligió precisamente a María de Nazaret? La respuesta se esconde en el insondable misterio de la voluntad divina. El Evangelio, sin embargo, señala una razón: su canto de alabanza dice esto: “Mi alma engrandece al Señor… Él ha mirado a su humilde sierva” (Lc. 1:46-48). Sí, Dios se sintió atraído por la humildad de María y encontró favor a sus ojos (Lc. 1,30). Se convirtió así en la Madre de Dios, imagen y modelo de la Iglesia, elegida entre los pueblos para recibir la bendición del Señor y derramarla sobre toda la familia humana.
Palabras del Fundador: “Amar a la Virgen María y sentir devoción por ella es estar marcados con el sello de los elegidos, porque significa amar a quien la Iglesia llama Madre de misericordia, Tesorera de las riquezas, Abogada de los pecadores y Puerta del paraíso.

Día 6°: “San José es el padre adoptivo de Jesús, el que educó al Hijo de Dios hecho Hombre, el que lo protegió, el que lo alimentó, el que lo tuvo en sus brazos, el que compartió su vida. Es el casto esposo de María, Madre de Jesús. San José era humilde, siempre permaneció en la sombra; incluso en el Evangelio se habla poco de él. Dios le pidió mucho, pero ahora… ¡Es un gran intercesor ante Dios!
Palabras del Fundador: “Si te preguntas qué prácticas de devoción debes seguir en honor de la Santísima Virgen, aquí tienes algunas: 1º unirte a alguna de sus cofradías; 2º acercarte a los sacramentos en sus fiestas, y honrarla de manera especial cada sábado, y durante todo el mes de mayo con algunas prácticas de devoción”.

Día 7°: “José, esposo de María, tenía un oficio muy humilde. Este oficio de carpintero le obligaba a ser al mismo tiempo tal vez leñador, herrero o albañil. Era justo ante Dios, deseoso de agradarle en todo y de no desagradarle en nada. Su ocupación constante era practicar la ley de Dios para conformar su vida a ella.
Palabras del Fundador: “Que nuestra devoción a la Virgen María esté acompañada por una gran confianza en su augusto esposo. Recurramos a él en todas nuestras necesidades, y estemos persuadidos de que si su amor por nosotros es igual a su poder pronto sentiremos los efectos de su bienaventurada protección, si al pedirla tenemos el cuidado de imitarlo.”

Día 8°: “El día de la Presentación en el templo, después de que el anciano Simeón hablara a María, diciéndole que “una espada de dolor atravesaría su corazón”, el sufrimiento de José fue el mismo que el de María. Como ella, tendrá una herida en el corazón que nunca cesará. Cuando el Ángel le dijo en medio de la noche que partiera hacia Egipto (para huir de la furia de Herodes) con el Niño y su Madre, no discutió…
Palabras del Fundador: ” El Espíritu Santo hace el elogio más sublime de San José en dos palabras, cuando lo llama esposo de María y padre de Jesucristo; porque, ¿qué se puede decir de más grande en su honor? “

Día 9°: “José, sombra del Padre, representa en el hogar a la autoridad… Entonces Jesús se hace aprendiz del carpintero. María vivirá más tiempo que José con Jesús, pues José probablemente morirá antes del comienzo de la vida pública de Jesús.
Palabras del Fundador: “Pidamos, pues, a san José que sea nuestro abogado ante su Esposa y ante nuestro Señor Jesucristo, que obtenga para nosotros la gracia de caminar siguiendo sus huellas, y de ser como él sumisos y obedientes a las órdenes de Dios y de tener por nuestro prójimo el mismo amor que él tuvo por María y María por él. San José murió en los brazos de Jesús y de María, invocadlo para obtener la perseverancia en la gracia de Dios”.