Empujados por el Espíritu para la Misión

Queridos hermanos y hermanas

Con ocasión de la 54 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, quisiera centrarme en la dimensión misionera de la llamada cristiana. Quien se deja atraer por la voz de Dios y se pone en camino para seguir a Jesús, descubre enseguida, dentro de él, un deseo incontenible de llevar la Buena Noticia a los hermanos, a través de la evangelización y el servicio movido por la caridad. Todos los cristianos han sido constituidos misioneros del Evangelio. El discípulo, en efecto, no recibe el don del amor de Dios como un consuelo privado, y no está llamado a anunciarse a sí mismo, ni a velar los intereses de un negocio; simplemente ha sido tocado y trasformado por la alegría de sentirse amado por Dios y no puede guardar esta experiencia solo para sí: «La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera» (Exht. Ap. Evangelium gaudium, 21).

Por eso, el compromiso misionero no es algo que se añade a la vida cristiana, como si fuese un adorno, sino que, por el contrario, está en el corazón mismo de la fe: la relación con el Señor implica ser enviado al mundo como profeta de su palabra y testigo de su amor.

ORACIÓN PARA PEDIR UNA GRACIA POR INTERCESIÓN DEL VENERABLE HERMANO GABRIEL TABORIN

Señor, Tú que llenaste el corazón del Venerable Hermano Gabriel Taborin de fe viva y de celo ardoroso para educar cristianamente a la juventud y ayudar a los Sacerdotes, haz que, siguiendo su ejemplo, procuremos siempre tu gloria. Y, si es tu voluntad, glorifica a tu Siervo, concediéndonos por su intercesión, la gracia que solicitamos: (…..). Te lo pedimos por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.