Nuestro Padre Fundador, el venerable Hermano Gabriel Taborin, tenía una gran devoción a la Sagrada Familia de Nazaret. En esta novena, vamos a rezar por y con nuestro Fundador a la Sagrada Familia, para que Jesús, María y José nos abran las puertas de la gracia y glorifiquen a su servidor. Cada día leeremos un pasaje del Evangelio sobre los misterios de la Sagrada Familia de Nazaret y conectaremos esos pasajes a la vida del Hno. José. Gabriel Taborin.

Día 1: La llamada a María y la llamada a José

El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. 31Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?». 35El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra. María contestó: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».  (Lc 1:30-31, 34-35, 38).

“Se le apareció en sueños  un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. 21Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús». Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor. (Mt 1, 20-21, 24)

Al Hno. Gabriel no le faltó ni resignación ni valor en esta tremenda prueba. Se sentía triste y humillado, pero no desanimado. Mantuvo la misma fuerza interior, el mismo valor ininterrumpido que había mostrado antes. Escuchó de nuevo la llamada de Dios y, después de considerarse indigno ante Dios de fundar una Congregación religiosa, por sus pocos talentos y virtudes, se dijo a sí mismo estas simples palabras: “Si esta obra es sólo mía, perecerá; pero si es de Dios, Él sabrá cómo sostenerla y hacerla prosperar”.

 Oración que se dice todos los días: Padre en el cielo, Creador de todo, Tú ordenaste a la tierra que diera vida y coronaste su bondad creando la familia humana. En el momento de la historia en que todo estaba preparado, enviaste a tu Hijo a habitar en el tiempo, obediente a las leyes de la vida en nuestro mundo. Glorifica a tu siervo, el venerable hermano Gabriel Taborin, concediéndonos por su intercesión la gracia que pedimos. (podemos mencionar las personas por las que deseamos rezar). Te lo pedimos por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Día 2: María y José van a Belén

“Sucedió en aquellos días que salió un decreto del emperador Augusto, ordenando que se empadronase todo el Imperio.  Y todos iban a empadronarse, cada cual a su ciudad. 4También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, 5para empadronarse con su esposa María, que estaba encinta.”(Lc 2:1,3,5)

El 7 de septiembre, la casa de Belmont tuvo que ser entregada al Sr. Garin. Se hicieron los preparativos para la partida el 5 y 6 de septiembre y se dirigieron a pie a Belley. Esa pequeña Congregación, al llegar a Belley, iba a experimentar lo mismo que María y José, cuando llegaran a Belén.

Día 3: El nacimiento de Jesús

“Y sucedió que, mientras estaban en Belén, le llegó a ella el tiempo del parto 7y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.” (Lc 2:6 y 7).

Las palabras del Obispo refiriéndose al Hermano Gabriel: “No podemos dejar que este Hermano permanezca en esta situación; debemos reconocer que está lleno de buena voluntad”.  En efecto, Su Excelencia le echó una mano, ofreciéndole cobijo en la casa de campo que servía de invernadero en el recinto de la huerta del Obispo.

Día 4; Mensaje del Ángel a los pastores

“El ángel les dijo: «No temáis, os anuncio una buena noticia que será de gran alegría para todo el pueblo: 11hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Fueron corriendo y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.” (Lc 2, 10-12. 16).

El obispo Devie le dijo: “Hijo mío, hasta ahora te he ayudado poco; has tenido que trabajar casi solo. Quería comprobar si te habías desanimado y si tu proyecto era verdaderamente el proyecto de Dios. Me parece que ya no puedo dudar. Ánimo, sigue trabajando, sigue con tu proyecto. A partir de ahora tu obispo te ayudará mucho más”. Estas palabras de aliento le dieron esperanzas y le trajeron gran alegría y fuerza.

Día 5: La Sagrada Familia en el templo de Jerusalén

“Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. 34Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Este ha sido puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción 35—y a ti misma una espada te traspasará el alma—, para que se pongan de manifiesto los pensamientos de muchos corazones».”. (Lc 2, 33-35)

El P. Juan María Vianney me dio una cita para después de la misa en la sacristía. En la conversación que tuve con el Siervo de Dios, mostró un gran interés por mí, me felicitó por haber dado a mi Congregación el nombre de la Sagrada Familia; anunció que iba a prosperar, a pesar de muchos obstáculos, y me recomendó que nunca me desanimara.

Día 6: La Sagrada Familia huye a Egipto

“Cuando los magos se retiraron, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». 14José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto 15y se quedó hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo». Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto 20y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuelve a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño»” (Mt 2, 13-15a. 19-20)

La Revolución de julio de 1830 fue otro obstáculo para el proyecto del hermano Gabriel. Se esperaba una persecución general, el clero y las comunidades religiosas temían por su supervivencia. No eran tiempos muy apropiados para fundar una congregación religiosa. Cerró la casa siguiendo el consejo de Mons. Devie y se puso al sevicio de Barón de Champdor… Cuando el gobierno del Rey Luis Felipe había tomado el poder con firmeza y si las pasiones de los fanáticos se habían desvanecido, la calma había vuelto y el gobierno central no era contrario a la religión. El Hermano. Gabriel comunicó al Barón su pronta partida. Poco después, el Hno. Gabriel Gabriel comenzó su misión como Dios le pedía.

Día 7: El hallazgo de Jesús en el Templo

“Sus padres solían ir cada año a Jerusalén por la fiesta de la Pascua. 42Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre 43y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Y sucedió que, a los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. 47Todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba.” (Lc 2:41-43, 46-47)

Después de haberse tomado un tiempo conveniente para examinar su vocación, dejó la escuela y volvió a la casa de sus padres para obtener su consentimiento. Sus padres, que eran felices pensando en tener un hijo sacerdote, sufrieron una gran decepción. Fomentaron la secreta esperanza de que Gabriel reconsiderara su decisión, pero no lo hizo. Decidió obedecer y cumplir la voluntad de Dios.

Día 8: La Sagrada Familia en la Casa de Nazaret

“Él bajó con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos. Su madre conservaba todo esto en su corazón. 52Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.” (Lc 2:51-52).

Mientras tanto, habiendo conseguido el consentimiento de sus padres, preparó las cosas para poder seguir su proyecto. Fue nombrado maestro de la escuela del pueblo y al mismo tiempo fue un buen sacristán y ayudante en la iglesia parroquial. Le gustaba mucho este tipo de misión. Hizo muchas cosas buenas en su pueblo, se fortaleció en su proyecto y misión, y la gente lo llamaba ya “Hermano”.

Día 9: La Sagrada Familia de Nazaret es una inspiración para los Hermanos

“El Padre escogió a la Sagrada Familia para dar a su Hijo a los hombres. En ella los Hermanos encuentran inspiración y apoyo para su misión apostólica. María y José junto a Jesús forman en Nazaret la primera comunidad evangélica. Su testimonio de caridad hecha vida la convierte en comunidad evangelizadora.” (Const. # 116). La casa de Nazaret es el lugar donde se aprenden las virtudes, donde arraigan el respeto, el perdón y el amor. La devoción a esta Sagrada Familia de Nazaret es beneficiosa para todos los Hermanos de la Sagrada Familia. Vive como un modelo para cada Hermano de la Sagrada Familia.

“Los Hermanos se inspiran en el estilo de vida humilde, sencillo y activo de la Sagrada Familia de Nazaret. Como ella, que fue pobre entre los pobres, comparten con sencillez su tiempo, sus cualidades, sus energías y el don mismo de la vocación y prestan una atención especial a los más necesitados.” (Const. # 18)