En la novena de este mes, dedicado a honrar al Sagrado Corazón de Jesús, nos servirán de motivación textos de la Circular nº. 49 del H. Amadeo, gran promotor de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. El H. Amadeo da cumplimiento a la decisión tomada en el Capítulo General de 1877: Rogamos al Rvdo. Padre Superior que agregue la Congregación a la cofradía del Sagrado Corazón de Jesús. Por eso, inscribe a todos los Hermanos en la Archicofradía del Sagrado Corazón de Jesús erigida en Roma.

Día 16

La fiesta del Sagrado Corazón de Jesús está ahora establecida en la Iglesia universal. Al celebrarla, propongámonos rendir al adorable Corazón de Jesús el culto de honor, de amor y de agradecimiento que le es debido, hacerle honrosa reparación por todas las irreverencias cometidas contra él, compensar, con nuestros actos de adoración y nuestro amor, todas las ofensas que se le hacen, especialmente en la Eucaristía.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 17

El culto que damos al Sagrado Corazón tiene como objeto material el Corazón adorable de Jesús, que, por su unión al Verbo, es el Corazón de nuestro Dios, y por objeto espiritual el amor inmenso de este Corazón a nosotros.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 18

La devoción al divino Corazón de Jesús ha comenzado en la Sagrada Familia: María y José han sido los primeros en darle el culto de adoración, de amor y de agradecimiento que le es debido. Después del corazón de María, ¿qué corazón ha podido sentir un mayor amor por Jesús que el del dichoso José, su padre putativo? ¿Quién podría decir el ardor que consumía el corazón de este santo patriarca en sus relaciones íntimas con Jesús, cuando le sostenía en sus brazos, que le estrechaba contra su pecho, que trabajaba con él, que escuchaba sus divinas palabras?

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 19. Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

No somos nosotros los que hemos amado a Dios, sino que es Él quien “nos amó primero, Él es el primero en amar”. Una verdad que los profetas explicaban con el símbolo de la flor del almendro, la primera en florecer en la primavera, así, el Papa subraya: “Dios es así: siempre primero. Nos espera primero, nos ama primero, nos ayuda primero”. Es un amor que no se puede entender. Un amor de Cristo que supera todo conocimiento. Supera todo. Así de grande es el amor de Dios. Y un poeta decía que era como “el mar, sin orillas, sin fondo…”: pero un mar sin límites. Y éste es el amor que nosotros debemos entender, el amor que nosotros recibimos. (Homilía del Papa Francisco en la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús de 2018).

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 20. Fiesta del Sagrado Corazón de María

María adoró el Corazón de su divino Hijo desde el día de la Encarnación, y lo amó con un amor que supera el de todos los serafines juntos, con un amor incomprensible para nosotros. Sus afectos se dirigían hacia él con un impulso que nada de la naturaleza nos puede dar idea.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 21

Este divino Corazón, rico de todos los tesoros del cielo, es el principio y el órgano de su amor infinito por nosotros; es un abismo de caridad, de bondad, de ternura, de compasión, de generosidad, de humildad, de paciencia; es el Corazón más noble, más magnánimo que existió y existirá jamás; es la obra maestra de la omnipotencia y de la infinita bondad de Dios; es el Corazón de un Dios, santo de la santidad de Dios.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 22

Hermanos de la Sagrada Familia, a nosotros más que a los demás fieles nos corresponde hacer revivir el amor de que Jesús era objeto en la casa de Nazaret. Hagamos, por tanto, de su divino Corazón el centro de todos nuestros afectos, y dediquémonos con piedad a las prácticas propias a aumentar en nuestras almas el ardor de este amor sagrado.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 23

Es ahora un consuelo para Jesús vernos compartir sus dolores, siguiéndole en la vía dolorosa del Calvario, vernos contemplar su Corazón sagrado abierto por la lanza y derramando hasta la última gota de su sangre por nuestra redención. Para él es un consuelo vernos deplorar nuestros pecados, y aplicarnos el fruto de sus sufrimientos y de su muerte.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin

Día 24

¿Nuestro estado de vida no es esencialmente un apostolado en sí mismo? ¿No nos ha llamado Dios a la Congregación de la Sagrada Familia para trabajar por la salvación de las almas? Por tanto, tengamos en cuenta el objetivo del apostolado del divino Salvador en nuestras oraciones, en el desempeño de nuestras diversas funciones, en los sacrificios que debemos hacer, en todos los actos de nuestra vida. Demos al Corazón de Jesús esta satisfacción, prepararle en los niños corazones que le amen y que le sean fieles, y démosle en la santa Eucaristía un respeto tan profundo, un amor tan ardiente, que le desagraviemos de los ultrajes que recibe.

Oración: Señor, tú que llenaste el corazón del H. Gabriel Taborin…