LA PANDEMIA NO SE DETIENE (DESAFORTUNADAMENTE), PERO TAMPOCO LA SOLIDARIDAD (AFORTUNADAMENTE)!
Bajo la amorosa mirada de la Sagrada Familia de Nazaret, en Villa Brea, el 5 de noviembre, se completaron las operaciones de estiba de otros 40 pies que la Providencia nos ha permitido llevar a cabo. La semana anterior, el 23 de octubre, había partido otro contenedor hacia Burkina Faso. Un total de 29.168 kg de ayuda alimentaria, atención sanitaria y equipo diverso están en camino hacia África. Hermanos y laicos han trabajado juntos en un ambiente de alegría y colaboración. Gracias, gracias de nuevo de corazón a todos los que han colaborado hoy y durante días en la realización de estas expediciones.
Como dicen los ancianos de Burkina: “Te damos las gracias con las manos vacías, pero tu nombre está escrito ahí arriba en el cielo”!