CRÓNICA DE UNA CONVIVENCIA EN LAVERN

Viernes 25 de Junio. Catorce miembros de la Fraternidad Nazarena de Gavà y de la Comunidad Hatikvah nos reunimos en La casa de Espiritualidad de Santa María de Lavern para disfrutar de las convivencias que llevamos esperando desde que el pasado año pandémico tuvimos que renunciar a estas actividades comunitarias. Velada de encuentro y oración en espera de la jornada del sábado.

Amanece el día y empezamos con la oración matutina para cargar pilas y afrontar la jornada de trabajo y reflexión. Leyendo a San Francisco de Asís tenemos momentos de profundidad individual para poder compartir más adelante las impresiones de cada uno en una puesta en común. La Eucaristía al atardecer, es el momento álgido de este encuentro de convivencia, en el que ponemos frente al altar todo lo que somos y tenemos, como hermanos fraternos que necesitan compartir y alimentar su fe.

Acabamos el día con eso que se nos da tan bien…reunirnos en torno a la mesa para comer y disfrutar de una cena muy mediterránea.

El Domingo, excursión de despedida. Una metáfora literal del camino que queremos recorrer juntos. Con llanos, subidas, bajadas, zonas agrestes y extensos viñedos. Atentos a todos; al que necesita un empujón o un respiro. Al que guía por el sendero, al que aguarda al agotado, al que espera en la cima.

Con esta idea de fraternidad nos marchamos. Conscientes de que estos momentos tan intensos de compartir vida y fe, son los que individualmente y en comunidad nos ayudan a  crecer como cristianos y Familia Sa-Fa.