Un grupo de Hermanos y laicos de diez países distintos que animan la pastoral de la Familia Sa-Fa hemos estado reunidos en La Horra (España) con motivo del II Encuentro de Misión. Durante cuatro días hemos vivido la oración y el trabajo acogidos por la comunidad de Hermanos de La Horra. Agradecemos el regalo de la hospitalidad que nos han ofrecido durante estos días.

En este Encuentro hemos dado a conocer el nuevo documento “Escuelas Sa-Fa para el mundo”. A partir de su lectura compartida pudimos contemplar la riqueza de la diversidad de las escuelas que componen la Familia Sa-Fa y también todo lo que tenemos en común. Soñamos que nuestras escuelas tengan un “Aroma Sa-Fa”. Escuelas en clave pastoral que humanizan y cuidan a las personas. Escuelas que pongan al alumno en el centro y donde todos los miembros de la Familia Sa-Fa se sientan como en casa y se vean realizados en el desarrollo de su misión. Escuelas universales, de Iglesia y que se nos pueda reconocer con una identidad propia y definida en su compromiso con la sociedad y en el cuidado de la “casa común”.

La Familia Sa-Fa está llamada a seguir dando a nuestra pastoral una orientación vocacional y misionera. Tenemos que responder al Plan que Dios tiene para cada uno de nosotros para que seamos plenamente felices. Vemos necesario enfatizar que cada una de las acciones pastorales que realizamos ha de tener un claro sentido vocacional.

Todo el Encuentro ha sido una constatación de la riqueza de la vida pastoral en la Familia Sa-Fa. Una riqueza que, al tiempo, implica un reto: intentar que los jóvenes y las familias, en las comunidades parroquiales y educativas de las que formamos parte, sigan profundizando en los procesos de fe. Para ello tenemos que ser creativos y audaces para llevar adelante nuestra misión.

Reconocemos en las obras Sa-Fa muchas expresiones y movimientos que implican a las familias, y encontramos la oportunidad de dar respuestas a los retos concretos que nos plantean hoy, y compartir con ellas la alegría del Evangelio. La familia es el principio y el fin de la acción educativa y pastoral de la Familia Sa-Fa.

Agradecidos por el tiempo vivido y las experiencias compartidas, esperamos ser capaces de contagiar en cada uno de nuestros países y ciudades de procedencia el espíritu de familia que estos días hemos respirado. Que con el ejemplo de Jesús, María y José y del V.H. Gabriel sigamos aprendiendo de los que tenemos cerca y de los que están lejos, para que sus palabras, testimonios y vida ayuden a conseguir que la Misión de la Familia Sa-Fa continúe inspirando a la comunidad educativa.

La Horra, 17 de marzo de 2022.