La pandemia  no ha permitido en estos dos  últimos años  realizar bien la animación vocacional y los encuentros de seguimiento y acompañamiento. El fin de semana del 4 al 6 de febrero logramos tener un encuentro  vocacional con  algunos muchachos  que habían mostrado interés  en conocer  más la vocación de Hermano. Catorce muchachos de Puyo, Ambato y Guaranda participaron en dicho encuentro  realizado  en la casa “Nazaret” de la comunidad de Ambato. Estuvo dirigido por el equipo vocacional de la Delegación, los Hermanos Nino, Fabián y Daniel. También ayudó en algunas actividades el novicio Elvis. El lema del encuentro era: “Vengan y vean”. Ya desde el viernes por la tarde,  tras el recibimiento y algunas dinámicas recreativas, se desarrollaron las primeras actividades orientadas a conocerse y a conocer la vocación de Hermano. El sábado fue un día de convivencia y  reflexión desde el testimonio  y la experiencia personal. Se viajó a Rivotorto, cerca de Ambato, a una comunidad de Hermanas Franciscanas de la juventud, fundación ecuatoriana. Allí, una religiosa y una persona casada de su “familia carismática”, contaron su experiencia  de seguimiento desde las rupturas que tuvieron que hacer hasta los medios espirituales y comunitarios que emplearon para hacer su proceso de discernir, descubrir y seguir su vocación. El domingo 6, a las 9 se participó en la Eucaristía  que cada domingo se celebra  en el Colegio con familias “Sa-Fa”. Después,  el Hno. Nino presentó la reflexión  sobre la personalidad de los apóstoles como seguidores de Jesús: cada apóstol con su diversidad de temperamentos, a veces, conflictivos, son llamados para el Proyecto de Jesús y responden. Era una invitación a que cada uno revisara sus actitudes  y descubriera el Proyecto de Dios sobre él. El encuentro terminó con el almuerzo ofrecido por la comunidad de Ambato. El reto de cada joven es, ahora,  seguir  en contacto con los Hermanos. El reto de los Hermanos: acompañar a los jóvenes.