La señorita Ruth Fierro, muy unida a la comunidad de los Hermanos de la Sagrada Familia de Quito (Ecuador), se trasladó a Japón para un transplante de hígado, agradece, feliz y contenta, al Hermano Gabriel y le atribuye la rápida recuperación que está viviendo, en contra de las previsiones médicas.

    Ayer ya me he puesto de pie: He tenido sensaciones encontradas, pero no dolor, un poco de amortiguamiento solo, pero ya estoy haciendo algo de vida normal en casa (por de pronto ya puedo estar con este cacharro).
La alimentación va de a poco, ya como fruta picada y algo de yogurth. Eso me anima, porque son sabores que caen bien, luego de tanto suero y agua.
Mi nivel inmunológico se va elevando y no hay explicación científica. Ya mi equipo médico lo ha dicho desde siempre:Es el milagro latente de nuestro Hno. Gabriel, y yo lo sé.
La compañía de cada uno de ustedes la siento en cada avance que tengo. Seguro que aún no tengo concluida la tarea para la cual se me puso en el mundo.Así que con tanta bendición debo recuperarme pronto y compensar en algo tanta gratuidad.
En medio de toda esta dimensión inicié una Semana Santa distinta, no sólo por la vida y creencias de este país,tan impresionante y al que amo tanto, sino por el gran Misterio que me ha tocado vivir con el tema del hígado..
En fin, ¡qué grande es la Vida y el que nos la da!

Muchos recuerdos y nostalgias a cada uno de nuestros Hermanitos…
Desde la tierra del Sol Naciente:
RUTH
Marzo 2005