TESTIMONIO SEÑORA PAOLA XIMENA FORERO GAMBOA, MADRE DEL NIÑO MAXIMILIANO PARADA FORERO
En la vida de las personas suelen presentarse situaciones que no tienen una razón de ser porque no encontramos como nombrarlos, no sabemos su significado ni mucho menos su procedencia ni que decir de un futuro el porqué de su existencia es algo que ignoramos. Bueno al menos lo creía yo, porque después de mi experiencia con el dolor más grande que es el de MADRE ya de forma instantánea dejé de pensar tan equivocadamente, de ser tan materialista que todo lo que toco, veo es porque existe y NO; pues el Señor de los IMPOSIBLES, la razón de ser, el nombre, su significado para mi vida y la de todo ser humano empieza a tener claridad cuando no creo, no dudo s no estoy convencido el 100%, ni un 90%, ni un 99,999% de que Dios nuestro Señor vive en nuestro cuerpo, en nuestra mente y aquellas situaciones, acontecimientos, sucesos etc infinidad de términos se definen simplemente en una palabra MILAGRO.

Desde Enero de este año mi hijo menor MAXIMPLIANO PARADA FORERO presentaba constantemente fiebre alta e inflamación de las amígdalas, y yo lo llevaba cada vez a una droguería para que lo inyectaran por esta supuesta infección, ya en marzo decidí llevarlo a la EPS (como soy estudiante SENA gracias a dios estoy patrocinada es decir tengo EPS) pues estaba cansada de no ver resultados y en el examen de sangre apareció que tenía leucemia; yo soy muy curiosa y mire los resultados en Google y salía esto, no lo creía llame para pedir una cita y no me la dieron porque en la misma semana no dan cita con especialista (pediatría) se debe esperar una semana, por lo que le pedí a una tía el favor de que le dijera a un médico que los mirara, esto fue en la mañana y en todo el día no llamaba, le enviaba mensajes y no respondía decidí llamarla al celular y con llano me dijo que era muy grave lo que sucedía que el niño tenía leucemia, el dolor fue tan inmenso que no salieron palabras de mi boca sentía un enorme agujero en mi pecho que no me dejaba ni respirar, no sabía que hacer me agarré fuerte de la reja de la puerta de la calle y mirando al cielo le pregunté: porque señor?, si te lo vas a llevar llévame a mí. Triste cierto? Más que la enfermedad el error que cometí al reclamarle al señor de AMOR como si yo tuviera la autoridad moral para hacerlo.

No me di por vencida y al otro día me fui para la clínica Bucaramanga con plata prestada a sacarle nuevamente el examen de sangre, a las dos horas los podía imprimir por internet pensé que podía ser una equivocación, un error de aquellos que pasan la tv, y ya a las 11 am los resultados eran peor, el niño estaba más enfermo. Como decía en el examen de laboratorio cita con hematología, empecé a mirar en donde lo podían ver para sacarle cota, y encontré el número telefónico de la clínica materno infantil San Luis llamé y la persona que me recibió la llamada quedó sorprendida al decirle que por favor necesitaba una cita porque en los exámenes de mi hijo decían que tenía leucemia, se disgustó diciéndome si eso lo estipula un médico, las cosas no son de cita si está enfermo se debe internan de una vez eso no es manejado así; usted que está diciendo, envíeme a un correo los resultados y al instante de verlos me dice váyase para la clínica muestra cuadro de células inmaduras y lo deben internar de una vez por oncología, desde este momento empezó un sufrimiento inaguantable, un dolor inexplicable muchas ideas, reproches y solo cuando quedo esto SOLO pensé en nuestro Señor no sabía cómo hablarle, como pedirle para que me escuchara con certeza y me lo sanar, así que busqué y encontré a personas, muchas persona que a través de la oración pidieron por él y ya cuando el doctor tenía que hacer un aspirado de médula para confirmar el tipo de leucemia y el avance dentro de mi MAX ohhhh maravilloso no tenía nada, mañana se puede ir para su casa me dijo, quedé perpleja por unos instantes porque después la alegría fue tan gigante que empecé a abrazar y apretarle la mano al doctor como una loca, tranquila dijo estos son resultados preliminares, falta esperar los de Bogotá. Llegar, los miró y no encontró nada. Que maravilloso regalo que maravillosa bendición.
Paola Ximena Forero Gamboa
CC. CC. No. 63535 004