Como cada 30 de enero, el Colegio Sagrada Familia de Burgos, ha celebrado el Día Escolar de la paz y la no violencia. A lo largo de la semana los alumnos han tenido la oportunidad de pensar y hablar, sobre qué significa la paz para ellos. Cada uno ha concretado su reflexión en una frase, como un mensaje de paz, que ha dejado escrita en unas cintas de colores. Todas esas cintas se han colgado de las ventanas del colegio para pedir paz.

En un pequeño acto celebrado en el patio con toda la Comunidad Educativa reunida en torno a esas cintas de colores, se ha dado lectura a un manifiesto en el que se ha expresado el deseo y el compromiso para hacer que la paz reine en las familias, en las aulas y en el mundo.