En la pequeña comunidad cristiana de la Longa, en el municipio de Poirino (Torino), el sábado 21 y el domingo 22 de diciembre, se volvió a representar el tradicional Belén viviente. Todas la gente de la comunidad se prestó para construir las chozas y animar con las costumbres de la época. Así se ha construido un gran pueblo de Belen y al final del mismo estaba el portal de la Natividad con la Sagrada Familia, representada por una familia real con su hijo de pocos meses. Cerca estaba la choza de un pastor adulto con jóvenes pastores que narraron el nacimiento del Señor y terminaron con un momento de oración.

Cada uno de los visitantes recibió un recuerdo para llevar a casa un niño Jesús dando la bendición pegado a un tronco de madera. El domingo por la tarde el obispo de Turín, Mons. Cesare Nosiglia, pasó un tiempo visitando el Belén, hablando con la gente y exhortando a seguir con la experiencia del nacimiento del Salvador.

También han pasado por el Belen los Hermanos de las Comunidades de Marocchi, Cambiano y Turín. Un agradecimiento especial al H. Roberto Fontana que ha motivado, inspirado y trabajado en la preparación y desmontaje de los stands.