Quiero contar algo referente al Hno. Gabriel Taborin.

En febrero de 2020 a un pariente lejano mío, Juan Millanes, le sobrevino un ictus muy fuerte. Fue operado de urgencias en el Hospital Ramon y Cajal de Madrid. Al día siguiente se le produjo un trombo que le dejó paralizada la parte izquierda del cuerpo (pierna y brazo), así como el habla y la comprensión. Los médicos no nos daban esperanzas de recuperación y,  consultado un médico de la familia, nos dijo que lo más probable es que falleciera. Después de varios meses en el hospital, fue traslado a la clínica de San José en Carabanchel, donde mejoró un poco.

En la actualidad continua en su casa con  rehabilitación, pero haciendo una vida casi normal, pues ha recuperado casi toda la movilidad, y la comprensión. Tiene alguna dificultad para expresarse, pero participa en todas las labores de su casa y en el cuidado de sus hijas (tiene dos).

Puedo testimoniar que prácticamente todos los días (alguno se me habrá pasado) he pedido al Hno. Gabriel su curación rezando la oración “Señor, tú que llenaste el corazón de Hermano Gabriel …” Yo creo que el Hermano Gabriel ha intervenido en esta mejoría y continuará haciéndolo. Yo así se lo pido.

Mariano Mansilla. Madrid