Jóvenes que viven la comunión a través de la belleza de estar juntos, a pesar de la diferencia de culturas y lenguas, que juegan, que rezan, que reflexionan, que se ponen en servicio y se escuchan. Jóvenes que se han abierto a la  fraternidad, que se han sentido “simplemente hermanos y hermanas”, han vivido y experimentado el carisma del Hermano Gabriel Taborin y el espíritu de familia, propio de Nazaret. Todo esto se ha vivido en Villa Brea (Italia) del 28 de abril al 1 de mayo. Jóvenes provenientes de España: Madrid, Barcelona, Burgos y de Italia: Turín, Poirino, Chieri y con la participación especial a través de los medios de comunicación de los jóvenes de  Burkina Faso, Filipinas y México, han experimentado el Ágora del Evangelio.

Gracias a los acompañante: Hermanos, profesores, catequistas que en cada parte del mundo se ponen al servicio de los jóvenes y con ellos caminan en la realización de la propia humanidad teniendo como referencia y modelo a Jesús de Nazaret. Nos hemos quedado con un sueño, realizar en un futuro próximo: el Capítulo de los jóvenes Sa-Fa. Ahora gustamos la dulzura y la belleza de estos días vividos juntos con el compromiso de hacer crecer la fraternidad en cada lugar en el que vivimos, sostenidos por el Hermano Gabriel y el Espíritu del Resucitado.