Cuando una persona que ama puede hacer un bien a otro, o cuando ve que al otro le va bien en la vida, lo vive con alegría, y de ese modo da gloria a Dios, porque «Dios ama al que da con alegría» (2 Co 9,7). Nuestro Señor aprecia de manera especial a quien se alegra con la felicidad del otro. Si no alimentamos nuestra capacidad de gozar con el bien del otro y, sobre todo, nos concentramos en nuestras propias necesidades, nos condenamos a vivir con poca alegría, ya que como ha dicho Jesús «hay más felicidad en dar que en recibir» (Hch 20,35).

ORACIÓN PARA PEDIR UNA GRACIA POR INTERCESIÓN DEL VENERABLE HERMANO GABRIEL TABORIN

Señor, Tú que llenaste el corazón del Venerable Hermano Gabriel Taborin de fe viva y de celo ardoroso para educar cristianamente a la juventud y ayudar a los Sacerdotes, haz que, siguiendo su ejemplo, procuremos siempre tu gloria. Y, si es tu voluntad, glorifica a tu Siervo, concediéndonos por su intercesión, la gracia que solicitamos: (…..). Te lo pedimos por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.